NOS DEDICAMOS A LOS JUEGOS, EN CUALQUIER FORMATO

 

Venimos de una familia de cinco hermanos y nos pasamos la vida jugando. Somos fanáticos de los juegos de mesa y por eso decidimos inventar uno: El Erudito. Desde entonces, nos dedicamos a eso. Cuidamos la calidad en todos los aspectos de la experiencia de jugar alguno de nuestros juegos.

Primero surge la idea, y la trabajamos hasta que funcione, porque lo primero y más importante es que sea divertido.

Lo probamos entre nosotros con bocetos y prototipos, cortando cartulinas y ajustando las ideas. Diseñamos su dinámica, su contenido y su estrategia. Después, junto con un ilustrador, le creamos un universo. Lo invitamos a jugar y él empieza a dibujar.

Y, por último, junto con un diseñador gráfico, los bocetos e ilustraciones se acomodan para que el universo tome forma.

Creemos en que el diseño y la calidad son una clave fundamental en nuestros juegos. Y creemos también que uno no deja de jugar porque envejece, sino que envejece porque deja de jugar.